El caso Taman Shud

SomertonManEn la madrugada del 1 de diciembre de 1948, en la playa de Somerton, Australia, es encontrado el cadáver de un hombre. El hombre estaba en buena condición física y bien vestido. No portaba identificación, su ropa no tenía etiquetas. Solo tenía algunos cigarros, chicles, un peine, fósforos y un boleto de bus. Nada que ayude a determinar quien era. Algunos testigos dijeron verlo solo la noche anterior, otros llegaron a verlo ya en el suelo, pero nadie le dio mucha importancia asumiendo que estaba dormido o borracho. Una pareja vio que, ya en el suelo, el hombre movía lentamente un brazo. Nadie se le acercó por ningún motivo.

Inicio de la investigación
La autopsia reveló que su cerebro y estomago estaban congestionados de una manera que solo un tipo de veneno podría haber causado, pero en ese momento no se detectó rastro de alguna sustancia tan tóxica e indetectable capaz de producir una muerte tan silenciosa. La prensa se encargó de publicar el caso y de solicitar al público cualquier dato que ayude a identificar al hombre. Las huellas digitales del cadáver no estaban en los registros policiales, por lo que la investigación debía extenderse fuera de la ciudad. El caso se conoció como “El Misterio del Hombre de Somerton”. Se hizo un busto del hombre que circuló por varias regiones junto con las fotografías y poco a poco, al no encontrarse ninguna pista, el caso empezó a llamar la atención militar, política e internacional. Durante varios años se investigaron centenares de posibles identificaciones, sin éxito. La única pista válida era la ropa del cadáver.

SomertonManSuitcaseEl portafolios
En la estación de trenes de la ciudad donde se originó el caso, fue encontrado un misterioso portafolios con diversos objetos dentro, entre los cuáles un ovillo de hilo, de un tipo rarísimo y no disponible en Australia y que coincidía con el tipo de hilo usado en uno de los bolsillos del pantalón del cadáver. También había prendas de vestir con etiquetas que señalaban el nombre Keane y unas marcas de lavado en seco. Toda esta información también se hizo circular pero nadie reconoció el portafolios ni surgieron nuevas pistas en su contenido que ayudara al caso. La investigación determinó que el hombre dejó el portafolios en la estación de trenes antes de tomar el bus.

Envenenamiento
Una segunda inspección al cuerpo llegó a determinar las 2 sustancias tóxicas que provocaron la muerte y que no fueron ingeridas accidentalmente, aunque no se sabe si le fueron suministradas o las tomó él mismo. Los nombres no fueron revelados al público sino hasta la década de los 80′s y son: Digitalis y Strophanthin. Estas sustancias suministradas en la dosis adecuada pueden ser indetectables. Aunque el misterio es que no existe rastro de vómito, algo que sí produce ese tipo de envenenamiento.

El espía
Se especuló que el muerto era un espía soviético asesinado por enemigos desconocidos, ya que murió en una zona cercana a la central de inteligencia de Woomera, un sitio ultra secreto de lanzamiento de misiles. Esta es la teoría mas extendida.

Actual-tamam-shudTaman Shud
Un pequeño papel fue encontrado en uno de los bolsillos, con las palabras “Taman Shud”. El trozo de papel también fue publicado y se convocó a traductores que determinaran su significado y origen. La respuesta estaba en un libro de título The Rubaiyat en cuya última página se encuentran estas palabras y su significado literal es “terminado”. Se inició una búsqueda por toda Australia para encontrar una copia del libro al que le faltara dicho trozo de papel. Un hombre dijo haber encontrado una edición del libro de 1859 en el asiento trasero de su coche al que le faltaba un trozo de la última página. El hombre entregó el libro y pidió el anonimato. Ya que la temática del libro era sobre vivir la vida al máximo sin arrepentimiento, se planteó la teoría de un suicidio aunque sin mucha base. El test microscópico determinó que ese era el libro de donde fue arrancado el trozo de página.

SomertonManCodeEl código
En el reverso del libro estaba escrito a mano algo que parece ser un mensaje cifrado pues no tiene significado en ninguna lengua conocida, y en lo que iba del caso no se podía pensar que fueran letras aleatorias.

El misterio aumenta no solo porque algunas letras no son claras o estén tachadas, sino que además se convocó a matemáticos, astrólogos y criptólogos para que descifren el significado de dichas letras, y no hubo resultados. Se hizo pública la nueva pista y es una mas que lleva décadas hasta el día de hoy esperando a ser descifrada.

Hoy…
El caso es uno de los misterios mas raros que existen, pues a pesar de tantas pistas, entrevistas y material disponible al público, no se ha podido determinar quien fue este hombre y la causa de su muerte. “El misterio del Hombre de Somerton” es un caso aún abierto en Australia.

“Aquí yace el hombre desconocido encontrado en la playa Somerton” – Epitafio

Otras historias...