El falo del Monje Loco

Rasputin02

(click para agrandar la imagen)

Grigori Yefímovich Rasputín, también conocido como Rasputín o “el Monje Loco”. Fue un místico ruso con fama de sanador que se ganó el favor de la familia real desde que en 1905 fue llamado a sanar la hemorragia del hijo de la zarina Alejandra Fiódorovna, desde entonces Rasputín ejercía bastante influencia en decisiones y su consejo era bien escuchado, aunque dichas influencias también le hizo ganar enemigos y causó su asesinato en 1916, del cuál las circunstancias no se esclarecieron totalmente.

En vida, Rasputín era un personaje carismático, excelente orador, de mirada muy fija y penetrante, de gran atractivo para las mujeres basado en su físico y en su conocimiento de cierta tradición rusa que sigue prácticas orgiásticas como camino a Dios. Tenía fama de mujeriego, su miembro viril era de gran tamaño y tenía habilidades hipnóticas que usaba a su favor para llevar a su alcoba mujeres de la alta sociedad rusa. Solía hablar con particular ambigüedad y era bastante convincente. Siempre andaba rodeado de un séquito de mujeres, a quienes mantenía fascinadas con sus habilidades y prácticas sexuales de naturaleza enigmática.

Se dice que su miembro viril media unos 35 cm, el cuál, por razones extrañas y poco claras, fue amputado luego de su muerte y conservado en formol, y desde entonces empezó a deambular por Europa, pasando por distintos poseedores temporales hasta que, desde 2004, es propiedad del museo erótico de San Petersburgo, donde es exhibido junto a una exposición de unos 15,000 artículos sexuales de colección que datan incluso del siglo 19.

“Se deben cometer los pecados más atroces, porque Dios sentirá un mayor agrado al perdonar a los grandes pecadores” - Rasputín

Otras historias...