El partido de la muerte

partidoEl 9 de agosto de 1942 se jugó un partido de fútbol entre el FC Start, formado por jugadores ucranianos, contra soldados alemanes de la Wehrmacht. Dicho partido de fútbol se conoció como El Partido de la Muerte y ahora sabrán por qué.

El equipo ucraniano llevaba una increíble racha de victorias y despertó la atención de la administración alemana, ya que debido a la popularidad del fútbol durante la guerra, podría inspirar a los soviéticos y desmoralizar a las tropas del Eje. Luego de que el FC Start derrotara al equipo alemán Flakelf, los alemanes pidieron revancha, para la cual se nombró árbitro a un oficial de las Waffen-SS. Con el arbitraje parcializado y rumores de un castigo a los ucranianos en caso de ganar el partido, los alemanes intentaron intimidarlos. Pero el FC Start fue decidido a derrotar nuevamente a los alemanes. Se negaron a dar el tradicional saludo nazi a sus oponentes antes del partido, y el juego empezó.

Durante el partido el arbitro no cobraba las faltas del equipo ucraniano, por lo que los alemanes tomaron ventaja y anotaron el primer gol. El árbitro continuó ignorando las faltas que no beneficiaban al equipo alemán, entonces el juego sucio se hizo notar, pero a pesar de todo, se llegó a un marcador de 3-1, favorable para el equipo ucraniano.

Durante el descanso intermedio, oficiales nazis fueron a los camerinos del equipo FC Start y les amenazaron de muerte si ganaban el partido. En un comienzo ellos pensaron en no salir al jugar el segundo tiempo, pero se armaron de valentía y salieron decididos a ganar. Cuando el marcador iba 5-3, en favor del equipo ucraniano, un jugador de la FC Start esquivó toda la defensa de los alemanes, incluyendo al portero, pero una vez frente al arco en lugar de anotar el gol, se dio vuelta y pateó el balón al público, en gesto de burla y superioridad. Esto enfureció a los alemanes, el árbitro detuvo el partido y los jugadores del FC Start fueron arrestados. Durante los siguientes días algunos fueron torturados hasta morir y otros enviados a campos de concentración donde la mayoría murió también.

El crimen fue confesado durante los juicios de Nuremberg y 3 jugadores sobrevivientes dieron testimonio del hecho. En 1971, en Kiev, se erigió una escultura en homenaje a sus heroicos jugadores, que prefirieron morir antes que perder frente a los alemanes. La escultura dice:

“Para nuestra hermosa presencia, ellos cayeron en una pelea … Por siempre su gloria no se desvanecerá. Los valientes atletas héroes”

Otras historias...