Epidemia de la risa

tanganicaEra el 30 de enero de 1962, en una escuela de Tanganica (la actual Tanzania), parece haber ocurrido algo que podría describirse como gracioso, absurdo o divertido, y a partir de ese momento unas niñas empezaron a reírse. Reían sin parar. La risa fue tan contagiosa que se propagó de a poco a sus compañeras y luego en toda la escuela. Duró el resto del día y continuó así por varias semanas. Los maestros de la escuela no lograban controlar a las chicas y se vieron incapaces de enseñar a las adolescentes quienes no podían concentrarse debido a la risa.

Poco mas de 2 meses después la escuela cerró. Las chicas se dispersaron a otras escuelas de pueblos cercanos y su jocosa actitud se dispersó con ellas contagiando la risa en todas partes, mayormente a niños y jóvenes. La primer escuela donde se originaron las risas reabrió en unos meses, pero fue inútil impartir enseñanza alguna a quienes no podían parar de reír, y cerró nuevamente a las pocas semanas. Otras escuelas donde fue propagada la risa también cerraron irremediablemente.

Según se cuenta, las personas de Tanganica rieron durante meses. El fenómeno se extendió constantemente durante al menos 6 meses, y demoró 18 meses en desaparecer por completo. La risa era tal que llegaba a provocar dolores, llantos, problemas respiratorios y hasta desmayos. La epidemia fue tan severa que un total de 14 escuelas fueron cerradas.

Se cree que se trató de una especie de histeria colectiva, pero se desconoce la causa o lo que ocurrió en aquel momento donde comenzó todo. Se desconoce el por qué no afectó a los maestros de la escuela. Solo se sabe que traspasó fronteras, que afectó negativamente a muchas personas aunque sin víctimas fatales. Se decía que la harina de maíz había sido envenenada con alguna droga. Se decía que podría ser un virus, lo que inició varios estudios que incluían análisis de sangre de los afectados. Pero en las distintas investigaciones no se llegó a detectar nada anormal.

Los mas simples y optimistas se seguirán preguntando cuál habrá sido aquel chiste tan gracioso.

Otras historias...