La mas miserable

Hetty Green

Hetty Green

Hetty Green, mujer nacida en 1834, una de las primeras mujeres de negocios que consiguió gran impacto en Wall Street, conocida como “La Bruja de Wall Street”. Esta mujer hizo una gran fortuna con inversiones estratégicas en bienes raíces, ferrocarriles y bonos de la Guerra Civil, lo que la llevó a convertirse en la mujer mas rica de su época con una fortuna de unos 200 millones de dólares (unos 3 mil millones de dólares actuales).

Pero esta mujer no se ganaría el aplauso de nadie. Nunca ocupó su fortuna para caridad, y tampoco vivía como una persona rica, ni siquiera lo hacía como una persona normal, sino todo lo contrario, esta mujer tuvo su lugar en el libro de Guiness Récords como la más tacaña del mundo.

Pese a su gran fortuna, esta mujer no gastaba un solo centavo que pudiera ahorrarse. Usaba el mismo vestido siempre y para ahorrar jabón solo lavaba la parte que topaba el piso. Vivía con sus hijos en pequeñas habitaciones de hoteles miserables y comían lo mas barato que encontraran en el mercado. Iba a la farmacia con un frasco para que le pongan ahí las medicinas que compraba y que le fuera descontado el precio del frasco que alojaba la medicina. En una ocasión no durmió toda la noche por buscar un sello que había perdido (que costaba 2 centavos).

La historia cuenta que su hijo sufrió una herida en la rodilla, y para ahorrarse los costos de atención, lo llevó a una clínica gratuita para pobres, pero el médico reconoció a Hetty y exigió que la mujer pagara por la atención, pero ella se negó y al darse cuenta que no podría hacer atender a su hijo gratuitamente, lo atendió ella misma. Tiempo después la pierna de su hijo se infectó y tuvo que ser amputada por la gangrena.

Cuando Hetty fue anciana sufría una hernia y vivió sus últimos años en una silla de ruedas por negarse a pagar una operación que costaba 150 dólares, si, 150 de sus 200 millones. Finalmente murió a los 81 años de apoplejía.

¿Qué pasó con la fortuna? - Luego de su muerte su fortuna fue repartida a sus 2 hijos, Edward y Sylvia, él despilfarró su parte y ella hizo donaciones a organizaciones de beneficencia.

Otras historias...