Rayos, que mala suerte

rayoEl Mayor James Summerford, oficial británico conocido por una extraña mala suerte y raros incidentes causados por rayos, a los cuales sobrevivió repetidamente. Estando en combate en febrero de 1918, durante la Primer Guerra Mundial, en los campos de Flandes, un potente rayo lo tumbó de su caballo y quedó paralizado de la cintura para abajo. Inválido, debió retirarse de sus servicios militares y mudarse a otra ciudad mas tranquila.

Años después en la ciudad de Vancouver, en 1924, se encontraba pescando a la orilla de un río, apoyado en un árbol. De pronto un rayo impactó al árbol y la descarga eléctrica dejó inconsciente a Summerford, al despertar tenía paralizado el lado derecho de su cuerpo.

Algunos años después, en 1930, Summerford estaba casi recuperado de su parálisis y caminaba con ayuda de un bastón. Solía salir a caminar a un parque cercano a su casa. En una ocasión se encontraba paseando allí, cuando de pronto, le cayó un rayo que lo dejó completamente paralizado. No murió, pero la parálisis era permanente y desde entonces pasó a depender de una silla de ruedas. Vivió un par de años mas y murió en 1932.

Pero la naturaleza no dejó de hostigarlo. Cuatro años luego de su muerte, un rayo cayó en el cementerio donde estaba enterrado y destruyó su lápida.

Otras historias...