Un momento verdaderamente mágico

“Enoch Soames”, es una historia poco conocida escrita por el británico Max Beerbohm en 1916. En esta historia se narra la triste vida de un amigo ficticio del mismo Beerbohm, llamado Enoch Soames, quien vivió a fines del siglo XIX.

Enoch Soames fue un escritor frustrado y mediocre pero con anhelos de convertirse en un importante autor y ser reconocido. Un día a Soames se le apareció el diablo, y le propuso transportarlo mágicamente 100 años al futuro para que pudiera ir a la biblioteca más famosa del mundo y leer las reseñas históricas sobre su vida, y poder comprobar con sus propios ojos si llegó a convertirse en una figura importante de la literatura. Lo único que el diablo pedía a cambio del viaje sería su alma. Soames aceptó la propuesta, muy seguro de que finalmente podría ver cómo su vida y obra eran estudiadas por las generaciones futuras. El viaje tendría como destino la Biblioteca del Museo Británico de Londres, a las 02:10 de la tarde del 3 de junio, de 1997. Justo 100 años luego del pacto. Soames apareció en la biblioteca y luego de revisar los catálogos descubre sorprendido que la única referencia a su nombre que existe es la de un personaje ficticio en un cuento corto escrito por Max Beerbohm en 1916. Soames suspiró decepcionado y se marchó de vuelta hacia 1897.

Además de algunos cuentos más y caricaturas, no hay mucho que destacar del británico Max Beerbohm, quien no viviría para enterarse de lo verdaderamente insólito que ocurrió en la Biblioteca del Museo Británico de Londres, a las 02:10 de la tarde del 3 de junio de 1997, donde algunos conocedores del cuento (alrededor de una docena), se dieron cita para ver por pura curiosidad si algo interesante sucedía. Para sorpresa de todos, un hombre con la vestimenta típica de un vago de hace 100 años, aparece “de la nada” y camina silencioso al escritorio del bibliotecario y pidió ver los catálogos de libros. Los aficionados quedaron sorprendidos y susurraban “ahí está!”, “¿de dónde salió?”. El hombre coincidía perfectamente con la descripción del cuento. Luego de hojear el catálogo, suspiró decepcionado y se dirigió al estante donde reposaba el libro de Max Beerbohm. El misterioso hombre abrió el libro, sacudió la cabeza desencantado, cerró el libro y desapareció entre unos estantes. Los presentes, solo aquellos que prestaron atención atónitos por lo que estaban viendo, quedaron maravillados.

Teller¿Esta anécdota es real? De hecho lo es. En 1963, el joven Raymond Joseph Teller estudiaba en la secundaria cuando su maestro favorito leyó en clase el cuento de Max Beerbohm. El joven gustó tanto del cuento, y siendo un aficionado a la magia, decidió hacer este gran acto de magia sin siquiera saber si llegaría a impresionar a alguien pues no sería nada anunciado, sino algo especial solo para aquellos que, como él, tuvieran la suficiente curiosidad de ir aquel día de 1997 a esa precisa hora y a ese preciso lugar. Así es como durante 34 años esperó pacientemente y planificó todo y desde algunos meses antes empezó a buscar al actor y traje indicado para que hicieran su misteriosa aparición y desaparición de entre los estantes. Él asistió al suceso como un espectador mas y no comentó con nadie de los presentes sobre su verdadera participación.

Teller es desde hace muchos años el famoso mago del carismático dúo Penn & Teller. Ni el mismo Max Beerbohm hubiera imaginado que un pequeño grupo de afortunados tendría la suerte de presenciar y emocionarse con una de las experiencias mágicas más increíbles y emotivas alguna vez vividas, la cual solo podría suceder en ese lugar y en ese momento por única vez.

“Me cuesta mucho contener las lágrimas”
“Lo leí en 1945. Pensé que estaría muerto mucho antes de 1997, pero me equivoqué”
“Nadie lo ha visto salir”
Son algunas de las cosas que Teller dice haber oído entre las personas.

Otras historias...